No  se  tendrá  que  indemnizar por daños   morales   ni  tampoco   por   los   honorarios   de   los   letrados.

videovigilancia en el trabajo

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos modifica su criterio y entiende ahora que, en el caso   de   las   cajeras   que   fueron   pilladas   robando   mediante   cámaras   ocultas,   no   se   ha vulnerado el respeto a su vida privada. La instalación de las cámaras por la empresa resultó proporcionada   y   legítima,   en   tanto   le   estaba   provocando   cuantiosas   pérdidas   y   tenía sospechas fundadas de la  actuación  de  las despedidas.  No  se  tendrá  que  indemnizar por daños   morales   ni  tampoco   por   los   honorarios   de   los   letrados.