Buscar nuevas formas de generar ingresos sin perder de vista la rentabilidad.

Las grandes promotoras ven el mercado de alquiler como una oportunidad de crecimiento y negocian con fondos, family office y Socimis destinar parte del suelo residencial a levantar viviendas llave en mano destinadas al alquiler, o la venta de promociones de obra nueva ya en marcha a inversores institucionales.

Han alcanzado acuerdos -o mantienen negociaciones- para vender a fondos o inversores institucionales hasta 3.000 viviendas valoradas en más de 700 millones de euros.