El porcentaje de los ingresos familiares que se destinan al pago de la hipoteca es ya del 30,3%.

Sobrepasa, aunque ligeramente, ese 30% de ratio de esfuerzo que aconseja no superar el Banco de España.

Y, aun así, la venta de viviendas sigue imparable. El endeudamiento hipotecario se ha incrementado un 3% durante el tercer trimestre con relación al segundo, alcanzando un resultado medio de 125.592 euros.

El alza sobre el mismo trimestre de 2017 ha sido del 5,2%. A pesar de la guerra hipotecaria y las ofertas en hipotecas variables lanzadas por la banca, la contratación a tipo de interés fijo sigue ganando cliente.