Comercializan derivados   extremadamente   peligrosos   sin   respetar   las   normas.

La   CNMV   se   moviliza   para   evitar   abusos   contra   los pequeños inversores. Ha tomado cartas en al asunto de los 3.500 intermediarios de la UE, especialmente de Reino Unido y de Chipre, que operan en España sin sucursal, tras   detectar   numerosas   irregularidades   en   su   operativa.

inversores

Entre   ellas,   que   comercializan derivados   extremadamente   peligrosos   sin   respetar   las   normas,   que   ofrecen   servicios   de social   trading  sin   autorización  y  que  realizan   publicidad  encubierta  o  ilícita.  El  supervisor estudia prohibir que operen en España los brókeres que no enmienden estas anomalías.