Las pequeñas empresas y los autónomos españoles tardan en torno a los 109 días para cobrar sus facturas.

Según el último Informe Europeo de Pagos de Intrum, no todas las empresas españolas conocen la Directiva Europea de Lucha contra la Morosidad. De hecho, una gran parte de las pymes tardan en cobrar sus facturas entre 31 a 60 días.

morosos

La realidad sitúa a las pymes españolas en torno a los dos meses y medio como periodo medio de espera para cobrar sus facturas. Esta situación genera un problema de liquidez poniendo en riesgo la gestión financiera de la propia empresa.

¿Por qué se producen los impagos?

Principalmente a las dificultades financieras de las otras empresas seguido de la ineficiencia administrativa y al conflicto entre proveedor y cliente.

morosos

¿Cómo hacer frente a la morosidad?

  • Anticiparse y prevenir: Realizar recordatorios de pagos antes de que venza la factura.
  • Aplicar técnicas de análisis y clasificación: Para gestionar los cobros es muy útil aplicar métodos de análisis y clasificaciones que permitan un seguimiento de la facturas.
  • Reaccionar sin “enfadar” al cliente: Actúa con profesionalidad y comprueba la viabilidad de un acuerdo amistoso en el que todas las partes salgan beneficiadas.
  • Recurrir a la justicia: en el caso de que no funcionen estas estrategias no habrá más remedio que recurrir a la justicia.